¡S.O.S.! ¡Mi bebé llora cada noche!

¿Tu bebé llora cada noche y estás empezando a preocuparte? ¿Se despierta cada tres o cuatro horas? No te preocupes. Su comportamiento es normal. De hecho, son muy pocos los bebés que duermen toda la noche.

El llanto suele estar provocado por el hambre, tanto si toma el pecho como si le das biberón. La única solución para que el niño vuelva a dormirse consiste en darle una toma y volver a acostarlo.

Una vez saciado, se sumirá de nuevo en el sueño hasta el amanecer. En la actualidad, dar una toma al bebé por la noche antes de los 3 meses ya no se considera cederle un capricho. Al contrario, se cree necesario para el desarrollo del niño, quien adapta sus peticiones a las necesidades de su organismo. El nivel de azúcar en la sangre de un bebé debe ser siempre constante y su organismo necesita reponer las reservas de forma regular.

Dejar que un niño de pocos meses llore sin que un adulto lo consuele es perjudicial tanto para el bebé como para sus progenitores, ya que no dejará de llorar aunque sepa que no va a conseguir lo que busca. Al final le vencerá el agotamiento y se dormirá enfadado y angustiado. Pero es muy probable que, al tener hambre, se despierte al cabo de un rato.

El hecho de no ver satisfecha una necesidad puramente fisiológica suele desencadenar un trastorno del sueño. Existe el riesgo de que el bebé asocie la angustia de no recibir alimento con la oscuridad que le rodea. Cuando crezca, ya no llorará de hambre por la noche, sino de miedo, lo que alterará durante muchos meses el sueño de la familia.

Pero no te preocupes. Por suerte, las noches agitadas no duran eternamente. Muchos niños dejan de reclamar el biberón en mitad de la noche cumplidos los 2 meses, cuando suelen alcanzar los 5 kg. Sabrás si ha llegado ese momento cuando no llore sistemáticamente cada noche. Además, poco a poco será capaz de espaciar el último biberón del día y el primero de la mañana. Sin embargo, cada vez serán más frecuentes los episodios de lloros «inconsolables» y sin motivo aparente al final de la jornada. Es lo que se denomina la «ansiedad del anochecer».

Fuente e imagen: Zzzzz. Mi bebé duerme bien

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *