Tarta de zanahoria, limón confitado y cilantro

Las zanahorias son una fuente muy interesante de betacaroteno, precursor de la vitamina A. Una sola porción de este pastel cubre las necesidades diarias de un adulto. La vitamina A favorece la visión y la buena salud de la piel y las mucosas. Las zanahorias también son ricas en fibra dulce, gracias a lo cual ayudan a regular el tránsito intestinal.

A continuación vamos a compartir con vosotros una receta de uno de los nuevos libros de la colección Sabores & Bienestar Recetas veganas. Se trata de una tarta de zanahoria, limón confitado y cilantro. Para seis personas, tardaremos unos 20 minutos en prepararla, deberá reposar media hora y la cocción será de otros 30 minutos. 

Tarta de zanahoria, recetas veganasPara prepararlo necesitaremos:
  • 400 gr de zanahorias
  • 1/2 limón confitado
  • 1/2 ramita de cilantro
  • 250 gr de harina de trigo
  • 75 gr de margarina vegetal derretida
  • 20 cl de soja para cocinar
  • sal

Pon en un cuenco la harina, la margarina derretida, una pizca de sal y 10 cl de agua. Mezcla bien para obtener una bola homogénea. Deja que repose 30 minutos en el frigorífico.

Engrasa un molde de 28 cm de diámetro con mantequilla, enharínalo y extiende la masa en él. Pincha la base con un tenedor.

Pela las zanahorias y córtalas en rodajas. Pica el cilantro. Corta el 1/2 limón confitado por la mitad y pélalo; pica, a continuación, la corteza en dados pequeños.

Mezcla en un cuento la soja para cocinar, el cilantro picado y el limón confitado. Reparte las rodajas de zanahoria en la base de la tarta y vierte la preparación de soja. Hornea durante 30 minutos y sirve de inmediato. 

En este libro descubrirás 50 recetas variadas y equilibradas: brocheta de verdura con tofu asado, falafel de habas con comino, ensalada de mijo y rúcula con melocotones asados… ¡disfrutar sin productos de origen animal es posible y puede ser incluso fácil!

El veganismo es un modo de vida que excluye la utilización de cualquier producto de origen animal. Mientras que los vegetarianos no consumen carme ni pescado y los vegetalistas no toman carne, ni pescado, ni huevos, ni productos lácteos, los veganos rechazan, además de todo lo anterior, cualquier producto procedente del reino animal: miel, lana, cuero, etc. Así pues, el veganismo presenta unos condicionantes mucho más importantes que el vegetarianismo, pues dificulta ir a comer a un restaurante o a casa de amistades no veganas. Sin embargo, aquellos que han asumido este compromiso encuentran la enorme satisfacción de conciliar sus actos con sus convicciones más profundas. 

En este libro, el lector encontrará consejos que le guiarán a la hora de elegir una alimentación basada en el respeto de los seres vivos, al mismo tiempo que se asegura de cubrir sus necesidades nutricionales. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *