¡Vamos a comprar plantas!

El éxito en la jardinería empieza mucho antes de que tu planta llegue a casa. El modo en que ha sido cultivada, la calidad del vivero del que procede, el tiempo que ha pasado en el comercio donde la adquieres y los cuidados que ha recibido durante este tiempo son muy importantes. Comprar una planta de interior en pleno invierno en un comercio donde la tienen en el exterior, a pleno sol y sufriendo los estragos del frío no es lo más adecuado, aunque no es infrecuente.

planta bonitaUna planta sana debe estar, en primer lugar, en el sitio adecuado: si es de sombra, en la sombra, si es de interior, en el interior, por citar algunos ejemplos. Pero además deberás tener en cuenta muchas otras cosas: el sustrato no debe estar seco, pero tampoco chorreando. Un sustrato seco indica dejadez. La planta puede tener buen aspecto, pero seguramente estará padeciendo estrés por falta de agua, y este se acentuará cuando la llevemos a casa. Por otro lado, un sustrato encharcado puede ser un indicio de podredumbres en las raíces, lo cual es igual de preocupante. Así que deberás elegir la planta que no tenga la tierra demasiado húmeda ni demasiado seca.

Observa bien las hojas, por el haz y por el envés: intenta detectar pequeñas manchas o incluso la presencia de aquellos minúsculos insectos que puedan indicar que la planta está afectada por una plaga o por una enfermedad. Una planta enferma te acarreará muchos problemas. Es mucho mejor empezar con una planta sana.

plantasperfectasFinalmente, cuando compres una planta, deberás también adquirir, si no la tienes, una nueva maceta donde trasplantarla. Generalmente, las plantas se venden al límite de su capacidad para soportar una maceta pequeña: esto se hace por estética y, obviamente, para abaratar costes de producción; así que tan importante como comprar una planta es garantizarle un espacio mayor del que disponen sus raíces. Además, deberás comprar abono: las plantas, aunque parezca que sí lo hacen, porque en realidad son muy sufridas, no viven sin abono. Del mismo modo que si compras una mascota deberás procurarle comida, haz lo mismo con la planta que estés adquiriendo.

Estos consejos de la especialista Sílvia Burés, los podréis encontrar en su último libro, «50 plantas perfectas».

One thought

  1. Información muy puntual, pero acertada. Cabe resaltar que las plantas que adquieres en comercios “mayoristas” usan un sustrato pobre; por lo que debería proveerles un cambio del 60%. Es decir, retirar parte con la que viene y sembrarla con “tierra nueva”. Así aseguras que tus plantas de interior o exterior se acondicionen mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *