Cultiva tu primer huerto en permacultura

Se habla mucho de la permacultura, pero no queda claro qué es. Hace casi 50 años que dos australianos alertaron sobre los estragos que causaba la agricultura intensiva, y propusieron una “agricultura permanente”, respetuosa con el medio ambiente, autosuficiente, en la que hubiera sitio para todos (animales y plantas) y en la que el ser humano fuera un actor más, aunque acabara convirtiéndose en el gran beneficiario

Larousse Editorial enriquece su gama de jardinería, la más completa del mercado, con esta obra en la que cualquier aficionado, con mínimos conocimientos, puede cultivar un huerto acorde con el concepto más en boga. Se trata de “sacarle partido a todo”, de intervenir lo menos posible, de evitar el despilfarro… en definitiva, de dejar que el huerto evolucione a su aire, sin forzarlo.

«Mi primer huerto en permacultura» ofrece las claves para obtener verduras sanas y en armonía natural. Basta con seguir las diferentes etapas: se empieza colocando las plantas perennes (cebollinos, fresas, menta, orégano…), que estarán muchos años en el mismo sitio.
Luego es el turno de la las plantas aisladas, compradas en plantones, que movilizan espacio y atención durante meses: puerros, tomates, coles, berenjenas, pimientos…


También hay espacio para las semillas grandes, que pueden ser sembradas una a una: patatas, calabazas, cebollas, judías… El huerto ya está en marcha, en plenitud, pero todavía hay tiempo para aquellas especies que necesitan espacio para crecer y cuidados especiales: lechugas, zanahorias, perejil, espinacas, canónigo…

Cultivar un huerto en permacultura es todo un aprendizaje en el que cada jornada es un conjunto de experiencias compartidas y enriquecedoras. Además del crecimiento de las especies escogidas se va haciendo acopio de saberes sobre la naturaleza: el riego, la fertilización del suelo, cómo luchar contra la erosión, de qué manera almacenar (o no malgastar) el agua, cómo hacer “abonos verdes”… Este libro es una invitación a interaccionar con el entorno, a no dejar de aprender merced a la experiencia cotidiana, a ver crecer unas plantas que acumulan un conocimiento respetuoso con el entorno. Aquí se puede comenzar a leer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *