Mar Abad responde a nuestro cuestionario

Mar Abad es periodista y desde 2009 dedica su vida a Yorokobu, un proyecto periodístico que pretende explicar la realidad desde la idea de lo importante y no tanto desde lo urgente, donde puede investigar sobre temas sociales, de mujeres y de innovación, y dar rienda suelta a su otra pasión: el estudio del lenguaje y del texto como vehículo para contar las historias que atraviesan su vida. Acaba de publicar ‘De estraperlo a #postureo’ y ha respondido así a nuestro cuestionario:

Mar Abad- Estraperlo - Vox¿Cuándo empezaste a escribir?

Desde que me enseñaron las letras. Recuerdo un cuento que escribí con seis años. Se llamaba ‘El osito que se comió la luna’. Debió de ser una calamidad llena de faltas de ortografía. Pero me dieron un premio en el cole.

¿Cuál fue el que tu consideras tu primer libro?

Mi primer libro como autora única es ‘De estraperlo a #postureo’. Aunque a veces tengo la sensación de que, en vez de haber escrito un libro, he estado en un pasadizo temporal que me ha llevado de los años 40 hasta hoy. Mientras trabajaba en cada capítulo, me sentía en el humor de la época. Vivía sus penas y sus euforias.

A veces lo siento como una película escrita, llena de escenas, de moda, de música y, sobre todo, del sonido de la forma de hablar de cada época.

Un recuerdo infantil que te hace sonreír.

Las horas infinitas con mis amigos en la playa de Cabo de Gata.

¿Quiénes son tus autores preferidos?

Mi hombre es Manuel Chaves Nogales; mi mujer, Carmen de Burgos.

¿Cuál es el último libro que has leído y que recomendarías?

El último que he leído es Desgracia de Coetzee.

Recomendaría La vegetariana de Han Kang. Me parece una obra maestra.

¿A qué te dedicarías si no hicieras lo que haces?

Profe de yoga, pilates y meditación.

Un plato que te encante.

¡Las galletas!

De Estraperlo A #Postureo - Vox - Larousse EditorialTu color.

El azul, por supuesto. Todo el azul del mundo es poco.

Una ciudad a la que siempre volverías.

Tokio.

En cinco años te gustaría…

Dedicarme a leer y escribir y leer y escribir…

Un proyecto que nunca llevarás a cabo.

Mmm… me cuesta pensar en el futuro. Es un lugar que no conozco.

Soñar sirve para… (termina la frase).

Remediar la realidad.

Haber escrito libros te ha enseñado…

Disciplina, concentración, aislarte del mundo, vivir en un lugar paralelo formado solo por letras y, mientras, no echar de menos ni nada ni a nadie.

Un rincón de tu ciudad que te encanta.

Lavapiés. Todos los días me enamora de nuevo.

Si yo fuera Presidente del Gobierno…

Leería a Chaves Nogales y a Stefan Zweig.

¿Cualquier tiempo pasado nos parece mejor?

Idealizamos porque necesitamos refugios.

Nos aferramos al pasado cuando no entendemos el presente.

Por eso hay que desconfiar. El día en que alguien dice que «los jóvenes de hoy ya no son como los de antes» es que ya se ha retirado del mundo. Mal negocio eso de no aceptar y comprender los cambios (continuos e irremediables).

¿Sin qué crees que no podrías vivir?

Sin oxígeno, sin mi familia y sin deporte. Uno acaba muy loco después de muchas horas encadenado al ordenador.

¿En qué estás trabajando ahora?

En Yorokobu, a todas horas, y en sueños. De ellos suele venir lo más interesante que uno hace en la vida.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *