Silvia Burés responde a nuestro cuestionario

Silvia Burés es ingeniera agrónoma, durante dos años fue investigadora asociada del Departamento de Horticultura de la University of Georgia. Se incorporó a su vuelta al IRTA (Institut de Recerca i Tecnologia Agroalimentàries) en Cabrils (Barcelona) como investigadora. Ha dirigido los negocios familiares de fabricación de sustratos de cultivo y actualmente dirige la empresa BURESINNOVA S.A. Autora de varios libros, entre los cuales 50 plantas perfectas, más de 200 artículos científicos y de divulgación, ha presentado numerosas publicaciones nacionales e internacionales en horticultura. Dirige el Consultorio de Jardinería de La Vanguardia, así como un Blog de jardinería en el mismo diario.

Silvia Burés - 50 plantas perfectas¿Cuándo empezaste a escribir?

Me gustaba escribir desde muy pequeña. En el colegio había ganado algún premio de poesía y siempre había pensado que sería escritora, pero la vida me llevó por otros caminos. En parte creo que se debe a un sistema educativo que cortaba las alas a la imaginación y que te encasillaba en exceso, pero no me arrepiento del camino que tomé.

¿Cuál fue el que tu consideras tu primer libro?

El primer libro que escribí lo hice junto a mi gran amiga Isabel Bovet, se llamaba El cultivo moderno del apio. Nos divertimos muchísimo escribiéndolo y lo recuerdo con especial cariño.

Un recuerdo de infancia que te hace sonreír.

Cuando las monjas de mi colegio me castigaban porque les hacía demasiadas preguntas.

¿Quiénes son tus autores preferidos?

Me gustan las novelas policíacas y de detectives. He leído la obra de Henning Mankell y de Arnaldur Indridason, creo que son mis favoritos. Aparte de este tipo de novela soy una gran aficionada a los libros de divulgación científica centrados en el cerebro y la evolución humana; por ejemplo, Juan Luis Arsuaga, co-director de las excavaciones de Atapuerca, es uno de mis preferidos.

¿Cuál es el último libro que has leído y que recomendarías?

Recomendaría Betty de Arnaldur Indridason para los amantes del suspense, y para todos, un libro muy bello que he leído recientemente: El Séptimo Ángel de David Cirici.

¿A qué te dedicarías si no hicieras lo que haces?

Creo que ya estoy haciendo lo que me gusta, por lo que sería difícil escoger otras actividades a las que dedicarme… lo que sí es seguro es que tengo muchos proyectos, y cuando acabe el que tengo ahora en marcha seguro que empezaré uno nuevo.

Un plato que te encante.

Me gustan muchísimas cosas, depende del momento y del lugar, pero nunca diré que no a un plato de gambas frescas.

Tu color.

Todos, para mí la vida está llena de colores.

50 plantas perfectas - Silvia BuresUna ciudad a la que siempre volverías.

Barcelona, sin duda: mi ciudad.

En cinco años te gustaría…

Seguir disfrutando de buena salud junto a mi familia.

Un proyecto que nunca llevarás a cabo.

Si ahora fuese joven me gustaría crear una empresa de aplicaciones informáticas o una de drones, pero ya he llegado tarde para eso…

Soñar sirve para… (termina la frase).

Ver todas las posibilidades que se nos presentan y así poder elegir la que más nos interesa o nos conviene.

Haber escrito libros te ha enseñado…

A valorar a los escritores. Es un trabajo muy poco reconocido y que requiere mucha disciplina y capacidad de autocontrol.

Un rincón de tu ciudad que te encanta.

Me gusta la vida de barrio, intento comprar siempre en los pequeños comercios del barrio, porque cuando hay luz y hay bullicio, la ciudad tiene vida.

Si yo fuera Presidente del Gobierno…

Es mucho más fácil decir que se quiere hacer algo que hacerlo, pero si pudiese apostar por algo, lo haría por la Educación.

¿Cualquier tiempo pasado nos parece mejor?

No, en absoluto, yo siempre creo que lo mejor está todavía por venir. Me motivan enormemente los avances tecnológicos y científicos. En los próximos años veremos cambios que ahora ni nos imaginamos.

¿Sin qué crees que no podrías vivir?

Sin mi familia. Lo son todo.

¿En qué estás trabajando ahora?

Hace tiempo que estoy escribiendo una novela, pero apenas tengo tiempo para hacerlo; de hecho cada vez me cuesta más encontrar momentos en los que sentarme a escribir, lo cual no es necesariamente malo, puesto que disfruto enormemente de lo que hago.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *