Soluciones para aligerar la carga mental: reconocer el trabajo realizado

Discernir la carga mental permite por sí solo identificar el carácter «anormal» de la sobrecarga conductual. Es preciso abandonar la idea tan habitual de que se trata de algo normal. No, todo lo que habéis hecho en un solo día no es una actividad «normal».

Cuando a lo largo de vuestra jornada habéis logrado llevar a cabo correctamente mil y una tareas, debéis aprender, en primer lugar , a felicitaros por el buen trabajo realizado. Para empezar, podéis deciros en voz alta: «Ya tengo una cosa bien hecha» o simplemente «Gracias». Con un poco de práctica, llegaréis al «Estoy contento(a) de haber acabado este informe, de haber recogido las botas en el zapatero, etc.». Darse a uno mismo un simple gracias o unas pequeñas palabras de ánimo supone validar la importancia de cada gesto realizado. Con ello se evita que la gran cantidad de trabajo acometido quede minimizada, para empezar ante vosotros mismos.

Cuando no os felicitáis, estáis contribuyendo a que nadie, ni siquiera vosotros, se dé cuenta de lo que habéis realizado en beneficio de toda la familia. Tras ello, intentad comentar algunos aspectos con vuestro entorno, ya que si no habláis de las tareas realizadas nadie lo hará por vosotros.

Pongamos un ejemplo: habéis hecho cola durante una hora en comisaría para renovar los pasaportes de toda la familia. Os recomiendo que se lo contéis por la noche a la persona que comparte vuestra vida: «Ya está, los trámites están hechos, todo el mundo llevará su pasaporte en el bolsillo el día del viaje. Me siento aliviado(a) aunque he tardado un montón, ¡no te imaginas lo pesado que ha sido esperar en la cola hasta que me llegara el turno!».

Compartir lo que hemos experimentado y verbalizar los momentos duros soportados durante el día es el primer paso hacia el aligeramiento de la carga, Es muy importante hablar con el entorno, ya sea familia o amigos, de las dificultades que se soportan en el día a día y de las emociones que estas provocan (alivio, orgullo, decepción, etc.). Cuando no hablamos, las personas que tenemos más cerca, y nosotros mismos, consideramos cada vez más normal que asumamos día tras día tareas que pueden ser ingratas, y que acaban convirtiéndose con el tiempo en obligaciones pesadas y poco motivadoras.

En el marco profesional, ocurre lo mismo. Debéis aprender a daros las gracias a vosotros mismos por haber acabado una presentación, exigida a última hora pese a vuestra agenda sobrecargada, y que no os ha dejado pensar en otra cosa. Debéis daros ánimos cuando todo ha ido bien. Asimismo, en su caso, si os felicitan, debéis dar las gracias y manifestar simplemente que, en efecto, ello os ha exigido un sobreesfuerzo, que se ha sumado a todo lo demás.

Carga mental 1 Larousse

Por desgracia, muchos de nosotros asumimos todas las cargas en silencio. Por este motivo, todo el trabajo realizado y todas las emociones que provoca deben ser objeto de un análisis personal, que después se compartirá. El reconocimiento de la tarea y de su coste psíquico es esencial y, repitámoslo, debe ser verbalizado. Esto permite instaurar el «refuerzo positivo», una noción fundamental que consiste en animar a la persona que lo recibe a repetir su acto.

Y para recibir estos ánimos, es preciso expresar cuál es vuestra situación. Así, cuando habléis de las tareas ingratas y repetitivas que habéis asumido, cuando compartáis con otras persona vuestras emociones al realizarlas, tendréis la posibilidad de recibir un mensaje positivo gratificante yq ue contribuirá a motivarnos para volver a empezar con una actitud mental algo más ligera. Cuando no es posible comunicar con alguien y recibir unas palabras de ánimo, podéis practicar entonces el «autorrefuerzo», con un mensaje positivo de vosotros mismos al realizar una tarea ingrata y de la que no podéis libraros.

Carga mental de las mujeres

Este fragmento pertenece al libro «La carga mental de las mujeres… y la de los hombres»

Imágenes: Brooke Cagle / Kelly Sikkema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *